César Augusto

Revista INEADÍZATE

Escrito por csaraugustol 23-11-2016 en Revista institucional.. Comentarios (0)


FIGURAS LITERARIAS

Escrito por csaraugustol 17-02-2011 en General. Comentarios (0)

Contenido

[ocultar]

Figuras de dicción

Las figuras de dicción afectan primordialmente a la forma de las palabras, aunque en ocasiones inciden también sobre el significado. Se distinguen cuatro categorías: figuras de transformación, figuras de repetición, figuras de omisión y figuras de posición.

[editar] Figuras de transformación

Las figuras de transformación (o metaplasmos[1] ) consisten en la utilización de formas léxicas que serían, en teoría, incorrectas en la lengua ordinaria. Las más conocidas de estas figuras son las licencias métricas.

Las figuras de transformación son las siguientes: prótesis, epéntesis, parágoge, aféresis, síncopa, apócope, diástole o éctasis, sístole, diéresis, sinéresis, sinalefa, ecthlipsis y metátesis.

[editar] Figuras de repetición

Las figuras de repetición consisten en el uso de elementos lingüísticos (fonemas, sílabas, morfemas, frases, oraciones...) que ya habían sido usados en el mismo texto. La repetición no tiene por qué ser necesariamente exacta, por lo que en muchas ocasiones se dan casos de semejanza.

Las figuras de repetición son las siguientes: aliteración, onomatopeya, homeotéleuton, anáfora, epífora, complexio, geminación, anadiplosis, gradación, epanadiplosis, polisíndeton, annominatio (paronomasia, derivatio, figura etimológica, diáfora, políptoton), traductio, equívoco/antanaclasis, paralelismo (isocolon, parison, correlación), quiasmo y commutatio/retruécano.

[editar] Figuras de omisión

Las figuras de omisión consisten en la supresión de un elemento lingüístico necesario, en teoría, para la construcción del texto. Su uso tiende a aligerar la expresión.

Las figuras de omisión son las siguientes: asíndeton, elipsis, zeugma, silepsis, reticencia o aposiopesis, braquilogía y paralipsis (también llamada preterición o pretermisión).

[editar] Figuras de posición

Las figuras de posición son aquellos procedimientos que se basan en la alteración del orden normal de las partes de la oración.

Las figuras de posición son las siguientes: hipérbaton, anástrofe, tmesis y synchysis/mixtura verborum.

[editar] Figuras de pensamiento

Las figuras de pensamiento afectan principalmente al significado de las palabras. Se distinguen las siguientes categorías: figuras de amplificación, figuras de acumulación, figuras lógicas, figuras de definición, figuras oblicuas, figuras de diálogo, figuras dialécticas (o de argumentación) y figuras de ficción.

[editar] Figuras de amplificación

Aunque la, en latín, amplificatio, no es tanto un desarrollo más por extenso de una idea sino más bien su realce (por un uso especial de la entonación, por ejemplo), en la práctica las figuras de amplificación incluyen técnicas de alargamiento de los contenidos de un texto.

Las figuras de amplificación son las siguientes: expolitio, interpretatio, paráfrasis, isodinamia, digresión y epifonema.

[editar] Figuras de acumulación

Las figuras de acumulación son procedimientos que buscan la adición de elementos complementarios a las ideas expuestas.

Las figuras de acumulación son las siguientes: enumeración, distributio, epífrasis y epíteto.

[editar] Figuras lógicas

Las figuras lógicas son procedimientos que tienen que ver con las relaciones lógicas entre las ideas dentro de un texto; de forma especial, se considera la relación de contradicción o antinomia, por lo que la figura lógica por antonomasia es la antítesis. Como variantes de esta, se encuentran la cohabitación, la paradoja y el oxímoron.

[editar] Figuras de definición

Las figuras de definición (y descripción) se utilizan para reflejar lingüísticamente la esencia o apariencia de los temas tratados (personas, objetos, conceptos...).

Las figuras de definición y descripción son las siguientes: definitio, prosopografía, etopeya, pragmatografía, topografía, cronografía y evidentia / demonstratio.

[editar] Figuras oblicuas

Las figuras oblicuas designan de forma indirecta una realidad utilizando las palabras en sentido apropiado. Constituyen la frontera con los tropos.

Las figuras oblicuas son las siguientes: perífrasis o circunloquio, lítotes o atenuación, y preterición.

[editar] Figuras de diálogo o figuras patéticas

Las figuras de diálogo son las propias del estilo directo, pues subrayan el carácter comunicativo del discurso. Se denominan también figuras patéticas pues pretenden incidir afectivamente en el destinatario.

Las figuras de diálogo son las siguientes: apóstrofe / invocación, exclamación, interrogación retórica, optación y deprecación.

[editar] Figuras dialécticas

Las figuras dialécticas o de argumentación son las propias de los debates dialécticos (la disputatio, en latín); se trata de técnicas argumentativas.

Las figuras dialécticas son las siguientes: concessio, correctio, dubitatio, communicatio, conciliatio y distinctio / paradiástole; pueden, además, incluirse aquí las llamadas probationes argumentativas, o pruebas expuestas por el orador para defender su argumentación: simile, argumentum y sententia.

[editar] Figuras de ficción

Las figuras de ficción permiten presentar como reales situaciones imaginarias.

Las figuras de ficción son las siguientes: personificación / prosopopeya, sermocinatio / idolopeya y subiectio / percontatio.

[editar] Catálogo alfabético de figuras literarias

Con el objeto de disponer de una visión de conjunto de las figuras literarias, se ofrece a continuación un listado por orden alfabético. Aunque propiamente no sean figuras, se incluyen también en el listado los tropos, pues popularmente se incluyen, junto con aquellas, bajo el marbete genérico de "recursos literarios o estilísticos".

A

B

C

D

E

F

G

H

I

L

M

O

P

Q

R

S

T

Z

[editar] Notas

  1. La palabra metaplasmo es un cultismo del griego que significa literalmente "transformación".

[editar] Fuente bibliográfica

  • Azaustre Galiana, Antonio y Juan Casas Rigall, Introducción al análisis retórico: tropos, figuras y sintaxis del estilo, Universidad de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela, 1994.

FIGURAS LITERARIAS

Escrito por csaraugustol 17-02-2011 en General. Comentarios (0)

Contenido

[ocultar]

Figuras de dicción

Las figuras de dicción afectan primordialmente a la forma de las palabras, aunque en ocasiones inciden también sobre el significado. Se distinguen cuatro categorías: figuras de transformación, figuras de repetición, figuras de omisión y figuras de posición.

[editar] Figuras de transformación

Las figuras de transformación (o metaplasmos[1] ) consisten en la utilización de formas léxicas que serían, en teoría, incorrectas en la lengua ordinaria. Las más conocidas de estas figuras son las licencias métricas.

Las figuras de transformación son las siguientes: prótesis, epéntesis, parágoge, aféresis, síncopa, apócope, diástole o éctasis, sístole, diéresis, sinéresis, sinalefa, ecthlipsis y metátesis.

[editar] Figuras de repetición

Las figuras de repetición consisten en el uso de elementos lingüísticos (fonemas, sílabas, morfemas, frases, oraciones...) que ya habían sido usados en el mismo texto. La repetición no tiene por qué ser necesariamente exacta, por lo que en muchas ocasiones se dan casos de semejanza.

Las figuras de repetición son las siguientes: aliteración, onomatopeya, homeotéleuton, anáfora, epífora, complexio, geminación, anadiplosis, gradación, epanadiplosis, polisíndeton, annominatio (paronomasia, derivatio, figura etimológica, diáfora, políptoton), traductio, equívoco/antanaclasis, paralelismo (isocolon, parison, correlación), quiasmo y commutatio/retruécano.

[editar] Figuras de omisión

Las figuras de omisión consisten en la supresión de un elemento lingüístico necesario, en teoría, para la construcción del texto. Su uso tiende a aligerar la expresión.

Las figuras de omisión son las siguientes: asíndeton, elipsis, zeugma, silepsis, reticencia o aposiopesis, braquilogía y paralipsis (también llamada preterición o pretermisión).

[editar] Figuras de posición

Las figuras de posición son aquellos procedimientos que se basan en la alteración del orden normal de las partes de la oración.

Las figuras de posición son las siguientes: hipérbaton, anástrofe, tmesis y synchysis/mixtura verborum.

[editar] Figuras de pensamiento

Las figuras de pensamiento afectan principalmente al significado de las palabras. Se distinguen las siguientes categorías: figuras de amplificación, figuras de acumulación, figuras lógicas, figuras de definición, figuras oblicuas, figuras de diálogo, figuras dialécticas (o de argumentación) y figuras de ficción.

[editar] Figuras de amplificación

Aunque la, en latín, amplificatio, no es tanto un desarrollo más por extenso de una idea sino más bien su realce (por un uso especial de la entonación, por ejemplo), en la práctica las figuras de amplificación incluyen técnicas de alargamiento de los contenidos de un texto.

Las figuras de amplificación son las siguientes: expolitio, interpretatio, paráfrasis, isodinamia, digresión y epifonema.

[editar] Figuras de acumulación

Las figuras de acumulación son procedimientos que buscan la adición de elementos complementarios a las ideas expuestas.

Las figuras de acumulación son las siguientes: enumeración, distributio, epífrasis y epíteto.

[editar] Figuras lógicas

Las figuras lógicas son procedimientos que tienen que ver con las relaciones lógicas entre las ideas dentro de un texto; de forma especial, se considera la relación de contradicción o antinomia, por lo que la figura lógica por antonomasia es la antítesis. Como variantes de esta, se encuentran la cohabitación, la paradoja y el oxímoron.

[editar] Figuras de definición

Las figuras de definición (y descripción) se utilizan para reflejar lingüísticamente la esencia o apariencia de los temas tratados (personas, objetos, conceptos...).

Las figuras de definición y descripción son las siguientes: definitio, prosopografía, etopeya, pragmatografía, topografía, cronografía y evidentia / demonstratio.

[editar] Figuras oblicuas

Las figuras oblicuas designan de forma indirecta una realidad utilizando las palabras en sentido apropiado. Constituyen la frontera con los tropos.

Las figuras oblicuas son las siguientes: perífrasis o circunloquio, lítotes o atenuación, y preterición.

[editar] Figuras de diálogo o figuras patéticas

Las figuras de diálogo son las propias del estilo directo, pues subrayan el carácter comunicativo del discurso. Se denominan también figuras patéticas pues pretenden incidir afectivamente en el destinatario.

Las figuras de diálogo son las siguientes: apóstrofe / invocación, exclamación, interrogación retórica, optación y deprecación.

[editar] Figuras dialécticas

Las figuras dialécticas o de argumentación son las propias de los debates dialécticos (la disputatio, en latín); se trata de técnicas argumentativas.

Las figuras dialécticas son las siguientes: concessio, correctio, dubitatio, communicatio, conciliatio y distinctio / paradiástole; pueden, además, incluirse aquí las llamadas probationes argumentativas, o pruebas expuestas por el orador para defender su argumentación: simile, argumentum y sententia.

[editar] Figuras de ficción

Las figuras de ficción permiten presentar como reales situaciones imaginarias.

Las figuras de ficción son las siguientes: personificación / prosopopeya, sermocinatio / idolopeya y subiectio / percontatio.

[editar] Catálogo alfabético de figuras literarias

Con el objeto de disponer de una visión de conjunto de las figuras literarias, se ofrece a continuación un listado por orden alfabético. Aunque propiamente no sean figuras, se incluyen también en el listado los tropos, pues popularmente se incluyen, junto con aquellas, bajo el marbete genérico de "recursos literarios o estilísticos".

A

B

C

D

E

F

G

H

I

L

M

O

P

Q

R

S

T

Z

[editar] Notas

  1. La palabra metaplasmo es un cultismo del griego que significa literalmente "transformación".

[editar] Fuente bibliográfica

  • Azaustre Galiana, Antonio y Juan Casas Rigall, Introducción al análisis retórico: tropos, figuras y sintaxis del estilo, Universidad de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela, 1994.

III

Escrito por csaraugustol 07-10-2010 en General. Comentarios (0)

III

 

 

Después de tanto tiempo es que vienen a reclamarme asuntos que no me competen. Quién dijo que yo tenía que rendile cuentas a los demás. Quién dijo que mi deber era estar pegada a lo que me endilgan las voluntades ajenas. No. Mi deber es cumplir lo que me dicta el corazón. No esperar a que las cosas me caigan del cielo:

 

¡Si yo tengo esta belleza es para explotarla, para hacer con ella lo que me venga en gana!

 

Que nadie me venga con cuentos de virginidades o cosas que no me importa escuchar, porque lo que importa aquí es que yo esté bien, que me sienta a gusto con lo que recibo y me dan.  

 

-         A veces me da lástima de usté mija, que ese muchacho que la viene a recoger no la valora como, persona sino como una cosa, un objeto que pronto llegará a la pudrición, yo no quiero mija vela así, toda ultrajada, vuelta nada por dentro, destrozada de espíritu, mire que mi dios le está diciendo por medio de mis palabras que se acuerde de él, que no es bueno injuriar ahora que usté esta llena de juventú y belleza, eso se acaba, eso no es eterno.

-         Piénselo mijita, piense en lo que le viene más adelante si no es que antes agarra una enfermedad y me la conta…

 

-                ¡Qué contagia ni qué nada!¡además, dejémos eso así ma´ no quiero oir más babosadas que lo que hacen es confundíme, preocupame más por cosas que no quiero pensar. Ya le dije que no me interesa lo que piensen o digan los demás de mí, que eso me tiene sin cuidao además…

 

-         ¡Además! ¿Qué? No se da cuenta que los vecinos la ven entrar últimamente a las siete de la mañana, toda llevada con esa bolsa negra de sacol en la mano que…que…sniff…

 

-         ¡Deje esa chilladera que con eso no va solucionar nada, no crea que me va a comprar con sus lágrimas de cocodrilo degollado que no me va a convencer, yo decidí tomar este camino y me quedo con el  Joan que él si me entiende, me levanta clientes y me da para conseguime con qué volar cuando me faltan los clientes. Esa es la vida que yo escogí, esa es la vida que me merezco después de todo lo que nos ha pasado. O me va a decir que yo sí tengo esperanzas de ser alguien más que Miguel o que el hermano que, que mataron cuando yo estaba pequeñita, ¡no que va!, definitivamente no tenemos remedio, nosotros no nacimos pa´ progresar, la semilla de nosotros no germinó para ser grande sino para vivir de desechos y ser unos desechables, de ser objetos que los demás usan, que no esperen nada bueno de ninguno de nosotros.

Más bien ayúdeme a buscar el espejo que lo que necesito es largame pa´ tomar aire fresco, que estas montañas ya hieden, no huelen, y me fastidian estos ranchos con esa mana de indigentes que nos rodean y todos los días pasan averiguando a ver qué conseguimos para compartir, a ver qué tenemos para robarnos, o si no mire, dónde está la chancla que había dejado esta mañana debajo del catre. Yo recuerdo que la tenía junto a los zapatos de  gamuza verde.

 

-         ¡Mija, mija!, mire que todavía la vida nos da una oportunidad, sniff, mire que nosotros no tenemos por qué merecernos esta vida. El castigo que estamos pagando alguna vez se tiene que ver recompensado con algo o con alguien, esto no tiene por qué seguir así. Vea, sniff, yo le estoy echando los perros a Arnulfo, el zapatero de la esquina, ese yo veo que nos mira cada que pasa para la casa, qué importa que ya tenga mujer e hijos, lo que importa es que nos dé una mano y sniff, podamos contar con algún hombre que nos haga respetar, yo estoy segura de que ese sí es capaz de parar a ese hijueputa del Joan…

 

-         ¡Mamá, no le diga así al que me alarga la mano cuando lo necesito, ese hijueputa, como usté lo llama es el alma de mi corazón la solución para mis penas, el alcanfor del chifonier y la otra chancla que se me acaban de robar! No, hágame el favor y me lo respeta, que yo por él doy la vida y mucho más. Todas las compañeras que trabajamos para él nos sentimos orgullosas de la manera como nos trata, y de lo bien que nos mantiene cuando le atendemos los clientes bien y le pagan muy bien, no piense en lo más mínimo que me lo va a espantar, ¡ni más faltaba! usté metese con mi Joancito, yo que lo quiero tanto.

 

Desde lo alto de la barriada se ven los techos de la ranchería cuñados con adobes de distintos tamaños y colores que protegen las tejas de los vendavales. De uno de ellos sale una morena con los pies descalzos y una chancla en la mano. La mujer mira para el cielo y contempla con estupor cómo las cabinas del Cable Arví pasan inadvertidas sobre las cabezas de los indigentes que pueblan los terrenos valdíos de la comuna uno. Balancea, con su andar, en las manos la única chancla que le quedaba de regalo de uno de los mejores clientes que tuvo en sus tiempos de adolescencia, que ya se le está acabando. Llora sin contemplaciones sus desventuras.

 

La tarde asoma en el ángulo opuesto de la mañana cuando el sol les entra por la única ventana que tiene el cuartucho de paredes de plástico negro. Desde una de las cabinas se ve un hombre acercársele a la mujer sentada sobre el barranco y se acomoda el arma en la cintura para caminar con más soltura.

 

Se le acerca y conversan un rato en el pequeño lapso del paso de la cabina 37 que se empina hacia la vereda Mazo.

 

Un obturador dispara el flash de una cámara digital que congela la imagen de los dos hermanos saludándose y de un arriero jalando una recua de mulas transportando adobes para la construcción de una casa más, que piensa levantar el zapatero de la esquina.

 

En su mente lleva los proyectos en grande: se imagina a sí mismo el hombre con la nueva familia que piensa abrigar en su regazo.

 

CÉSAR AUGUSTO LONDOÑO HENAO

15/09/2010 17:50:26

LA RELATORÍA

Escrito por csaraugustol 28-09-2010 en General. Comentarios (0)

GUÍA PARA LA ELABORACIÓN DE RELATORÍA
 

A Continuación se presentan algunos parámetros que le ayudarán en la elaboración de las relatorías, para que usted como estudiante pueda elegir, según sus intereses e inquietudes.

Las relatorías deben de tener una extensión de 3 y 5 páginas y se deben elaborar, con la metodología ICONTEC.


¿CUÁL ES LA TESIS O LAS TESIS PROPUESTAS POR EL AUTOR O AUTORES?

Presentar de una manera explícita y puntual un análisis de la afirmación o afirmaciones correspondientes.


¿CÓMO SE DESARROLLA LA ARGUMENTACIÓN?


Analizar de forma organizada el método argumentativo utilizado para fundamentar o justificar la tesis o tesis propuesta.


¿A QUÉ CONCLUSIONES SE LLEGA?


Analizar las inquietudes alcanzadas en el desarrollo del contenido, bien sean preguntas, conclusiones definitivas o problemas Sin resolver, mostrando las razones por las cuales se llega a ellas.


¿EN QUÉ PARTES ESTA DIVIDA CADA LECTURA?
Cada autor da una forma a la organización de los elementos del texto para darle determinado sentido a su exposición. Se trata, de analizar las partes en que está dividido.


¿CÓMO SE PUEDEN APLICAR LAS LECTURAS EN LA PROFESIÓN PARA LA CUAL SE ESTA USTED PREPARANDO?


Se trata de proponer posibles usos de las lecturas en actividades propias de la carrera para la cual usted se está preparando 
 

ESTRUCTURA


1. PORTADA

• Título o nombre que Usted le ha dado a su texto
• Nombre de los pretextos
• Programa
• Módulo
• Nombres y apellidos suyos
• Fecha

2. RECONOCIMIENTO DEL TEXTO.
En este punto se da cuenta de la temática del texto, según el siguiente parámetro:
Según su criterio, cuál es la tesis propuesta por el autor o autores?
Presentar de una manera explícita y puntual cuál es la postura y/o compromiso asumido por el autor(es) frente al tema, analizar tal postura y justificar sus apreciaciones.
La TESIS es una postura o un compromiso asumido por el autor del texto frente al tema por él abordado. Por esto no puede ser confundida ni con el tema (sobre lo que se escribe) ni con un resumen global del texto. La tesis presentada por el lector debe surgir de un proceso cuidadoso de lectura en el cual se combina el análisis y la síntesis. De acuerdo con lo anterior, ésta es, por supuesto, una aproximación que se da de acuerdo con los niveles de lectura logrados, los cuales pueden alcanzar cada vez mayor complejidad. Por tal motivo, la tesis presentada por el lector debe ser adecuadamente justificada (los motivos por los cuales se considera que esta es la tesis).
Después de expuesta la tesis, exponga si está de acuerdo o no con esta.


3. PROYECCIÓN DEL TEXTO
Articulación del texto con su práctica: Qué elementos conceptuales y/o metodológicos retoma de la lectura para articular con la experiencia profesional.
Lo cual involucra lo siguiente:
¿Qué nuevas ideas descubrió?
Presente las ideas que aprendió con la lectura y muestre cómo encajan o no con sus prácticas profesionales.
¿Qué no entendió del texto?
Exponga los aspectos del texto que no comprendió o se le dificultó entender.
¿Qué citaría del texto?
Escoja un párrafo o unas frases del texto que le hayan llamado la atención y explique conceptualmente por qué.